Patas Para Arriba

No sé por dónde empezar. . . hasta ahora ha sido la experiencia mas importante que he tenido en mi vida. Estoy aquí, al otro lado del mundo, sola, sin entender nada y es maravilloso. Son las 12.50 de la noche acá en Beijing y las 12.50 de la mañana allá en Santiago. Literalmente estoy al revés.

Todo inició el dia viernes allá en Chile, con un calor de mierda, dos maletas de mi tamaño, una de cabina y un bolso enorme con ropa de cambio. Me despedí tan rápido que no alcancé a decir todo lo que hubiera querido, cuando ya estaba dentro del avión me invadieron un montón de emociones raras y solté una que otra lágrima. El avión empezó a despegar rapidísimo, y del miedo se me fue todo. Fue un vuelo relativamente largo hacia Dallas. . . algo turbulento eso si. Una vez allí, el aeropuerto era HERMOSO, y digo, HERMOSO. . . existía hasta una especie de metro dentro de él para llegar a otros lugares. Mucha comida, mucho souvenirs, Muchos STARBUCKS y la raja. . . Siempre perdida si; preguntando mucho y la gente muy amable. Recuerdo con cariño a un COP algo moreno “Yu hav to follow de pepol” con un acento como Apu. . . genial.

 Traveller

Flying

Dallas

Breakfast

Me

Estuve ahí un par de horas y luego partí a Seoul. Aquí se puso feo. Partí de Dallas (que estaba muy despejado por cierto, tuve suerte de no toparme con la tormenta de New York) a eso de las 11 am y la llegada a Incheon decía “4pm” Y yo pensé. . . “ah, no es nada”

. . .

CATORCE HORAS ENCIMA DEL AVIÓN. CATORCE.

*cof cof*

Una vez allí. . . todo se volvió hermoso. El aeropuerto de Incheon es una maravilla, casi tan grande como Dallas, pero con mas estilo, con más coreanos, Hello Kitty Café y NEGACHÉ CHALAGÁ. Confundí a muchas niñas como chicas de grupos  coreanos. . . es que son TODAS muy bonitas, muy delgadas y muy estilosas. Es otra cosa. En Chile la gente No sabe vestirse. . . cuidarse menos.

Incheon

Luego a eso de las 7 pm partí a Beijing en un Korean Air muy bonito y muy genial, con first class como esos aviones que van a Dubai. . . casi de oro, con “camas“, menú y todo. Las aeromozas. . . no sé. Habrá que ser modelo para trabajar en Korean Air, PRECIOSAS y muy simpáticas !

Una vez aquí. . . el mi estadía en el aeropuerto fue corta. Mucha seguridad, muchas caras de rareza, la gente me miraba mucho. Una vez que salí y mi visa estaba OK, había un chico con un cartel de la escuela esperándome, quien me trajo a mi casa temporal.

Llegué saludando. . . otra. No hablan inglés. Ni un poco. No sé como logré decirles (a la Sra y su esposo) que tenía hambre y que quería bañarme. Pero lo logré. Me sentí muy fuera de lugar la verdad. Lejos, sola, la comida extraña. . . fue bien triste en realidad. Me bañe, me acosté en la habitación que tenían preparada para mí y caí muerta.

+

Hoy, al dia siguiente de todo eso, la Sra. Xiao Ping (o algo así) me preparó un desayuno típico de acá, me vestí  y me llevó a la escuela en bus, traté de memorizar todos los lugares posibles para poder volver a casa luego, ella me llevó todo el tiempo del brazo y me iba indicando las estaciones del bus. También funcionan con tarjetas y hay que cargarlas como las BIP, sólo que cada pasaje cuesta como. . . cien pesos XD Es lo mejor. Una vez allí, le dí las gracias y entré a clases. Todos nos presentamos y nos dieron papeles y cosas de orientación. Fue un alivio. . . TODOS estaban igual de perdidos que yo, algunos no tenía ni agua potable en sus casas, etc. Todos compartimos la experiencia de llegar ahí y no entender NADA. Fue en verdad bonito. Europeos, Latinos, Americanos. . . todos muy simpáticos.
Luego de eso, salimos a explorar los alrededores con el guía: mucha comida, muchos bancos, muchas tiendas. Paramos en un centro comercial a almorzar y estaba TAN lleno y tan caluroso. . .  nadie sabía qué comer ni qué probar. Me tincó un plato con. . . pollo, me puse en la fila, todos me siguieron y pidieron lo mismo xD era lo mas normal entre todo. Luego fuimos a Tian an’ men square y todo cambió. Siempre había querido estar ahí. Me dió una sensación de. . . no sé. Haber viajado tanto, estar ahí al fin. . . me emocioné mucho. Era todo tan bonito, tan ordenado, tan. . . histórica y políticamente complicado. Tantos guardias. Cuático. Pero increíble.

City

Oranges

Luego fuimos a una especie de mercado ESPECIAL. . . bichos y cosas fritas por todos lados, gente gritando y oh, BRÍGIDUS. Lo entretenido es que todos tan curiosos queríamos probar lo que sea, por algo vinimos ¿no?. Algunos se atrevieron con arañas al palo, otros con larvas, escorpiones; yo debo admitir que me ATREVÍ a probar un caballito de mar, que era lo menos feo entre tanta cosa rara, y puta que la sufrí. Pero al final no sabe a nada, solo a. . . frito. Y las especias que tenía encima. Una experiencia digna de ser recordada. Sin duda.

Una vez en la escuela, nos despedimos y empredí la misión de llegar a mi casa china. No me perdí, por suerte, fue el mismo camino que hice de ida. Llegué a la hora que me dijo la señora Xiao y me felicitó por ser tan inteligente de haber llegado sin contratiempo. Me sentí mas cómoda, no sé por qué. Palabras empezaron a venirse a mi mente y pude comunicarme más con ellos. Les conté cosas que había hecho en el día y dijeron que mi chino era bueno. No creo que sea verdad, pero son muy amables. Ahora me siento realmente cómoda. Y al menos, puedo tomar el autobús. . .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s