Million Dolar Baby

Y aquí estamos, ya queda menos de un mes para partir y dejo de trabajar el 22 de Diciembre. Estoy ansiosa, quiero irme ya, estar allá y vivir lo que sea que me espere. Sacar fotos de todo, verlo todo. Aprenderlo todo.

Me tatué.
Al fin. Es algo que había querido hacer desde hace mucho tiempo. Y no por el hecho en sí, sino por lo que quería tatuarme y su significado. Son las “Siete Virtudes” del Bushido. La filosofía y el camino del guerrero, la forma de vida que debe tener un hombre para ser una persona íntegra, completa. . . y vuelvo siempre a donde mismo:  Honorable. No como un conjunto de reglas a seguir, sino como un estilo de vida.  A muchos les podrá parecer las típicas “letras chinas“, pero me da lo mismo. Es un significado mío, algo que me ha dado estructura desde que tengo memoria, desde que me importan las cosas y desde que decidí tomar ese camino. Me lo puse a través de la columna vertebral (muchos me dijeron que dolía un montón y no fue ni tanto), ya que la columna es lo que le da estructura a todo, de donde se extienden todos los nervios hacia el resto del cuerpo. El centro de todo. Tampoco me lo hubiera hecho en algún lugar visible, ni en los brazos ni en un lugar de esos, sé que la vida sigue y luego se vuelve complicado. Tampoco me perforaría la cara o algo así. Crecer y tener marcas ridículas, visibles de por vida, no es la gracia. No para mí.

Seguir este camino, por mas cursi que suene todo esto, ha dolido un montón. Mantenerse firme en las cosas que uno cree, cuando nadie más lo hace y nadie cree en nada, ha dolido un montón. Mantenerme firme en estas cosas, me ha permitido alejarme de cosas que creía buenas, pero sabía que no lo eran. Firme. Firme. Y quizás por eso no basta sólo con saberlo yo, marqué algo en mí que ya era mío, y que, si ha dolido, si otros lo van a ver, debía doler de la misma manera. Suena algo masoquista, pero es la verdad.

Tattoo

No dolió tanto como esperaba en realidad. Me lo hice ayer. . . pero hoy me ha dolido como la mierda. Y no la piel, eso es lo raro. Es como por dentro. Casi como si me hubieran calado los huesos. Raro ~

No tengo fotos más decentes ya que está recién hecho y bueno.
Lo miro y me siento orgullosa, haha ~

Llevo harto tiempo trabajando en Starbucks y ha sido, a fin de cuentas, una experiencia re bonita, logré juntar TODA la plata que pretendía juntar y de eso estoy más orgullosa que la cresta. Pero también he conseguido conservar el trabajo y conocer mucha gente. Gente pasajera, gente que quizás nunca vuelva a ver, quién sabe. Pero son este tipo de personas, fugaces, que yo sé que serán más influyentes en mi vida a lo largo de ella que incluso gente que ha estado mucho tiempo conmigo, ya me ha pasado. Personas como Joakim, Ally, gente con la que he practicado inglés, Claudio, Biyi, gente anónima que me ha dado consejos, Alex y bueno, por sobre todo mis compañeros de trabajo ~
Hace un par de días Alex, un cliente habitual de mi tienda, Chileno por cierto, quien hace poco descubrí que es un renombrado locutor de radio, mandó una carta a la tienda y fue publicada en una suerte de “diario mural” de clientes que hablan de sus tiendas:

PTB

 

Hahah, aunque haya escrito “Pam” igual fue súper bonito y me dio a entender que en realidad, uno haciendo cosas ínfimas, puede llegara a influir de alguna manera en la vida de las personas. Me alegró mucho. Me hizo sentir algo especial ~

Cambio y fuera. 10/4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s