RAIN

Nunca he sido suficiente para nadie. Siempre es la misma historia. Me niego, pero termino creyendo, me prometen que será distinto, que será bueno, que me atreva a cruzar el puente. Pero al final siempre es lo mismo. No hay otra orilla a la que llegar. Sólo mi orilla, un puente roto, y ninguna parte hacia donde cruzar. Y siempre avanzo y me ahogo. Caigo una y otra vez. Con la promesa que será distinto, que será un camino amable. Nunca basto. Siempre hay algo más, algo por lo que mandar a la mierda todo.

Ni siquiera eres capaz de ver tu error, cuan falso es lo anterior, siempre mentías. Armabas un montaje frente a mí y a todos, mientras en tu interior te regocijabas con tus mentiras asquerosas, con una yo creyendo todo lo que decías. Viéndome la cara, ilusa, de alguien que no hizo más que creer en ti. Eras todo lo que tenía, todo en lo que yo creía. Y nada era real, siempre una versión elaborada de lo que querías que yo creyera.
Esta era la última vez, y te lo pasaste por la raja. Sabiendo que ya no habrían pedazos que recoger.
Y ya no hay nadie a quien volver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s